cumple-1

Atesoro este primer recuerdo que abrió la llave de mi alma de detective desde la más tierna infancia…Vivía con mi familia en una isla en el extremo sur de mi país, vivíamos en una colina, en un descanso de esa subida se encontraba la mágica casa de las Señoritas Campana, ambas señoritas solteras, hijas de un inmigrante inglés, el señor Bell que cuando llegó a esas tierras sureñas decidió cambiar su nombre al más español Campana y así se quedó, murió él, su esposa y solo quedaron las hijas, esas maravillosas viejitas que nos dejaban recorrer su enorme caserón y sentarnos al maravilloso piano y probar suerte sobre sus teclas nacaradas, cantaban canciones inventadas mientras iban del gran salón a la cocina, igualmente grande donde un perezozo y gordo gato dormía perennemente sobre la mesa…..y preparaban cosas….muchas cosas….pero teníamos una que era la que más nos gustaba y siempre les pedíamos que nos la hicieran….cuando tenían nos mandaban a buscar con alguien, un jardinero, otro niño del barrio, o veían a nuestros padres  subiendo o bajando la cuesta y les decían que nos avisasen, que aquella dulce tentanción reposaba en su cocina esperando por nosotras…..pasaron años  hasta que pude desvelar el misterio de aquélla delicia y hoy puedo hacerla para alegría de la niña maravillada que aún duerme dentro de mí. La fotografía corresponde a la Casa Follert, patrimonio cultural de la ciudad de Osorno, Chile que me vió nacer ya que la Casa Campana me han dicho que ya no existe allí, en la isla de Chiloé que recorrí de niña, empapada de su lluvia, mitos y saliendo y entrando en tuneles de juncos con mi hermano Ricardo.

Caluga o Confite de Leche

1 lata de Leche Condensada

2 tazas de azúcar

1 cucharada grande de mantequilla

Enmantequillar una lata de horno y poner el azúcar en un cazo para que se derrita al fuego y se le comienza a echar lentamente la leche condensada, se le agrega la mantequilla batiendo sin parar por un minuto y medio, luego se saca y se pone en un molde forrado de papel de cocina enmantequillado y se deja enfriar….Esperar unos momentos y luego cortar con un cuchillo…..así nada más, con el color y el sabor de la felicidad.

Anuncios